Una herramienta de trabajo de la Cátedra de Procesamiento de Datos. Carrera de Comunicación, UBA.
Random header image... Refresh for more!

Apuntes para pensar la construcción de la identidad en Facebook. Aproximaciones conceptuales, analíticas y preguntas.

identitiy2a

ENCUADRE Por Alejandro Piscitelli, coordinador general del Proyecto Facebook

El Proyecto Facebook pretende instaurar un nuevo formato en la producción académica. Ni original, ni trivial, se trata de ver lo mismo con otros ojos. Evitar tanto la mirada ingenua que dice poder aferrarse a la cosas mismas sin marcos prefijados -lo que termina en un empirismo craso- y al mismo tiempo no imponer al material analizado/vivido un corset epistemológico que lo convertirá en un buen pretexto para la santificación de hipótesis prefijadas.

Si decimos nuevo formato de producción lo hacemos a sabiendas de las travesuras que toda pretensión retórica de novedad tiene -como bien nos enseñó en cuatrimestres anteriores Boris Groys-. Ello no empece que queramos marcar una ruptura radical con la doble presunción académica tradicional que supone una insuficiencia de conocimiento de los alumnos como punto de partida, y que asegura que en un mercado de escasez de ideas son los profesores quienes portamos el faro que iluminará a los ignorantes.

También se parte tradicionalmente de que el maestro enseña y el alumno aprende, y de que el ida y vuelta de las preguntas y respuestas no es mas que un ritual que afianza esta asimetría. Pero como bien demostró Jacques Ranciere en El Maestro Ignorante estos presupuestos corresponden a la educación escolar y profesoral vista como atontamiento-embrutecimiento, aunque generalmente se disfrace de igualitarismo y emancipación. Muchas veces la figura del intelectual crítico termina siendo la de un reproductor de la misma desigualdad que se critica.

El trabajo que se leerá a continuación debe inscribirse en esta línea de trabajo. La autora, Lìder de Proyecto del subgrupo Identidad, después de hacer un recorrido rico en referencias acerca de la antropología (computacional) de la identidad, elige como marco de referencia las hipótesis de Jerome Bruner acerca de las artes narrativas como basamento de la creación del yo.

Apoyada en los trabajos seminales de Boyd & Ellison acerca de la historia y la definición de las redes sociales y muy especialmente de las interesantes propuestas de Zhao S, Grasmuck S, Martin J acerca de los tres grados de identidad: a) los posicionamientos de identidad visuales, b) el yo de preferencias de consumo y gustos, y c) las descripciones explícitamente verbales del yo, en “Acerca mío”, genera una serie de distinciones preliminares mas que llamativas acerca de cómo pensar (y cómo diseñar) identidades en el espacio virtual de Facebook.

Por último propone una serie de hipótesis generadores que orientarán mucho del trabajo que los alumnos harán durante el resto del cuatrimestre para testear, confirmar o invalidar estas hipótesis. Pero que al mismo tiempo les brinda a ellos - a los nativos digitales- un rol sustantivo en los hallazgos, las impugnaciones y las propuestas que puedan hacer, al estar construyendo todos los días su identidad dentro del objeto de estudio llamado Facebook -fenómeno recursivo si los hay-, con una fuerza y una determinación que muchas veces nos es ajena a nosotros, los inmigrantes digitales.

Introducción

Es sabido que en la vida contemporánea las prácticas habituales que construyen nuestra vida social y cultural se encuentran mediadas y constituidas por tecnologías de información y comunicación, en especial aquéllas que hacen a los modos de relación con otras personas y con el conocimiento y la información. En ese sentido, prácticamente desde el inicio de la difusión social de las computadoras personales, a principios de la década del ochenta, los estudios de la comunicación y los estudios culturales consideraron que las tecnologías de información y comunicación se convierten directamente en extensiones de la mente y del pensamiento, únicas entidades que antes de las primeras máquinas de cálculo automatizadas, podían procesar información. Al proyectar, almacenar, objetivar y distribuir información originada en la mente, las TICs colocan a la mente humana como fuerza productiva directa (1) , convirtiendo al saber subjetivo en conocimiento objetivado (2).

Consideradas entonces las tecnologías de información y comunicación como una extensión, proyección y amplificación de la capacidad de los sujetos de producir símbolos en sus quehaceres cotidianos, diferentes analistas, tales como Sherry Turkle (3) han considerado la pantalla como una proyección y una continuación de la vida contemporánea, borrando las distinciones entre espacios reales y virtuales, y comenzando a asumir la subjetividad y la construcción de la identidad como el emergente de las prácticas interacciones llevadas a cabo tanto en espacios reales como virtuales.

En ese contexto, el rol de Internet en la construcción de la identidad y de la subjetividad ha sido investigado por más de veinte años. Los primero estudios se enfocaron en el estudio de la identidad en entornos virtuales anónimos, por ejemplo el chat, los MUDs o los Bulletin Board Systems. Estas investigaciones encontraban que frecuentemente en este tipo de entornos los individuos tendían a jugar roles diferentes a los de su vida real, o a liberar sus impulsos negativos en el mundo on line.

La investigación de este tema en entornos reales es más reciente, y comienza con el interés de los investigadores sobre las redes sociales. En un sentido amplio, una red social es una estructura compuesta por nodos (individuos u organizaciones) vinculados entre sí por lazos de interdependencia de diferentes tipos, tales como intereses comunes, amistad, comercio, actividades financieras, ideas, valores, etc. Su resultado puede ser a menudo traducido en mapas o gráficos muy complejos. En un sentido restringido, una red social es un servicio web que permite a sus usuarios construir un perfil público o semipúblico con un sistema predeterminado, y articular una lista de usuarios con los que comparten información. Por último, les permite ver y navegar por una lista de usuarios con los que tienen enlaces a través del sistema. (4)

Los primeros resultados indican que los usuarios actúan de un modo diferente a en los entornos anónimos que en los no anónimos. Esta diferencia señala que el mundo online no es monolítico. Tal como afirma Lessig (5) no hay un solo ciberespacio sino varios. Por consiguiente, las estrategias de construcción de identidad de los usuarios en los entornos en los que interactúan y socializan cn otros usuarios varían de acuerdo al entorno virtual en que se llevan a cabo.

En este trabajo revisamos algunos aportes conceptuales y analíticos sobre este tema, con el propósito de identificar algunas estrategias desplegadas por los usuarios en la construcción de su identidad en las redes sociales.

Narrar y construir la identidad personal.

Es fácilmente reconocible en las interacciones que nos rodean que en la sociedad contemporánea, que la identidad es una expresión sobresaliente de nuestra cultura. Esto se hace evidente desde la problematización de los estados nacionales y los fundamentalismos hasta la construcción de la individualidad propuesta por la sociedad de consumo, pasando por la puesta en relieve del sujeto escindido por parte del psicoanálisis.

El modo en que organizamos nuestras vidas, la forma en que nos vestimos, nuestras maneras de construir y modificar el entorno, los diversos trabajos que desempeñamos para ganarnos la vida, los valores y creencias, las maneras de relacionarnos con los otros, las narraciones sobre nuestras vidas e historias, por solo poner algunos ejemplos, están marcados por los procesos de identidad, tanto de las identidades individuales como de las colectivas (de la Torre, 2008) (6).

Tanto la psicología cognitiva como la teoría social han estudiado este tema desde múltiples puntos de vista: en el contexto de la sociedad post industrial (7), desde la microsociología y en relación a la identidad individual en interacción con los otros Goffman, desde la psicología como necesidad de reconocernos a nosotros mismos y ser reconocidos, y en otro aspecto, como necesidad de narrar nuestro yo y hablar sobre nosotros mismos.

En ese amplio marco, resultó necesario elegir una perspectiva de trabajo para encarar nuestra investigación. Dado que las prácticas de construcción de la identidad en entornos virtuales involucran diferentes tipos de lenguajes (verbal, visual, multimedial), el que nos pareció más adecuado es el que enfatiza la relación entre las identidades y las narrativas. Decidimos entonces abordar el andamiaje conceptual propuesto por Jerome Bruner (8), que enfatiza los aspectos narrados de la identidad, y que caracterizamos a continuación.

El punto de partida central de esta perspectiva es que no existe un “yo” anterior al lenguaje esperando ser descripto por él. Por el contrario, “construimos y reconstruimos el yo continuamente, según lo requieran las situaciones en que nos encontramos, con la guía de nuestros recuerdos del pasado, y de nuestras experiencias y miedos para el futuro” (pág. 93). Por supuesto que no existe un relato único sobre nuestro yo. Nuestras historias cambian según los contextos en los que nos movemos, se acumulan e incluso se dividen en géneros.

La creación de un yo es un arte narrativo que consta de dos lados: uno interior, integrado por la memoria, los sentimientos, las ideas, la subjetividad, y uno exterior: la aparente estima de los demás y las expectativas que derivamos de la cultura en la que estamos inmersos. Pero además, los actos narrativos son guiados por modelos culturales tácitos e implícitos sobre lo que éste debería ser, y sobre lo que no debería ser, modelos y perspectivas sobre la identidad.

Sin embargo, estos espacios no son, para Bruner, tan determinantes: proveen un cierto espacio para maniobrar. El contarnos a nosotros mismos siempre depende de una estrategia: no contamos todo sobre nosotros, e intentamos contar aquello que los demás esperan de nosotros.
En ese sentido, la identidad se vuelve res publica, aún cuando hablamos de nosotros.

¿Por qué nos presentamos a nosotros mismos mediante un relato? Bruner resume las características del yo y las coloca dentro de la estructura general de un relato. El yo persigue objetivos, enfrenta obstáculos, asume cambios, y tiene memoria. Es continuo en sus experiencias, pero sensible al contexto. Asume la elección del lenguaje en que se expresa, así como manifiesta disgusto si no encuentra las palabras necesarias para hacerlo.

De la misma manera, el personaje de un relato tiene un propósito determinado, enfrenta obstáculos, tiene un pasado que influye en su presente, incorpora aliados y oponentes a lo largo de su proceso, vive en un mundo reconocible, y dice lo apropiado cuando es necesario hacerlo, buscando la coherencia.

Narrar el yo no implica solamente un hablar de nosotros mismos, sino poner en movimiento todo un marco de referencia que incluye familia, amigos, instituciones, grupos de referencia, el pasado. Pero al entrar en un compromiso con los demás, nuestra autonomía queda limitada. La narración del yo busca el balance entre la autonomía y el equilibrio, aunque no siempre lo logra.

Las narraciones que construyen nuestro yo abrevan en la cultura en que vivimos. Así si cambia el entorno cultural, cambia el modo de narrar el yo. Por más que la narración es un acto individual, nosotros mismos somos expresiones de la cultura en que vivimos. Pero la cultura es también una dialéctica, llena de narraciones sobre qué es el yo, o qué podría ser. Y las historias que nosotros contamos reflejan esa dialéctica.

Construcción de la Identidad en la era de Internet. Segunda entrega.

¿Cómo es el yo que responde a la sociedad post industrial? ¿Cuál es la forma del yo que responde a una forma de vida tecnológica ¿Cuáles son los recursos, las tecnologías que se usan en este momento para narrar el yo? ¿Qué clase de narrativas del yo construye la sociedad post industrial?

Al estar estrechamente relacionadas con la forma en que pensamos e interactuamos con las demás, la computadora personal y la red Internet devienen instrumentos fundamentales de la construcción de la identidad del sujeto postmoderno. Este aspecto de la interacción con computadoras en lo que Sherry Turkle (9) llama la “computadora subjetiva”. La computadora que afecta nuestra manera de pensar, y en particular, la manera de pensar sobre nosotros mismos.

Construcción de la identidad en Facebook. El estudio de Zhao y otros. (10)

En sus relativamente pocos años de vida, las redes sociales generaron toda una línea de estudios dentro de los estudios culturales y los estudios de la comunicación, particularmente en las universidades de Estados Unidos. Estos estudios suelen ser comunicados como papers en revistas especializadas, y algunos de ellos están disponibles en Internet como “Pre prints” o “post prints”. Boyd y Ellison (11) hacen una interesante reseña de la actividad académica sobre redes sociales. Allí citado encontramos este artículo de Zhao y otros, que resulta interesante reseñar para observar, críticamente, cuáles son las hipótesis, recursos, conceptos y entidades observables sobre los que los autores construyen su estudio, que forma parte de un estudio mayor acerca de estudios culturales sobre las minorías étnicas de una universidad ubicada en una importante ciudad del noreste de Estados Unidos (¿Nueva York?). Es decir, el estudio focaliza sobre un grupo de estudiantes universitarios, de los cuales fueron estudiados un total de 63 perfiles de FB.

Los autores comienzan entonces por definir qué es identidad. Ellos toman una definición diferente de la que elegimos nosotros, basada no en el concepto de discurso, sino en el concepto de “lugar” o “rol”. Entienden la identidad como el aspecto de uno mismo que nos diferencia de los otros, y a la vez, por el que los otros nos reconocen. La construcción de la identidad es un proceso que incluye por un lado el posicionamiento realizado por un individuo que reclama su identidad y la aceptación de ese posicionamiento por parte de otros que. La identidad de un sujeto dado se establece si hay coincidencia entre “posicionamiento” y “aceptación”.

En las interacciones cara-a-cara, la identidad se construye sobre un conjunto de restricciones particulares: la presencia del cuerpo en encuentros sociales pone a la gente sobre aviso de identidades inconsistentes con las partes visibles de la presencia física y es difícil es esos casos pretender ser quien no se es. Bajo esas circunstancias, la construcción de identidad incluye la manipulación de variables físicas (espacio) y personales para generar una impresión deseada en los otros. Aún en situaciones donde la gente pretenda ocultar su identidad o aparentar una nueva, estas no pueden ir más allá de ciertos límites.

El advenimiento de Internet ha cambiado las condiciones de producción de identidad. Así, en Internet es posible interactuar con otros en entornos textuales que nada revelan sobre nuestras características físicas. Aún cuando puedan interactuar con otros en un modo audiovisual, el anonimato puede ser mantenido ocultando información sobre la persona, como nombre, residencia o filiación institucional. Pero la combinación entre desprendimiento del cuerpo y anonimidad crea un entorno tecnológicamente mediado en el que emerge un nuevo modo de producción de identidad. Entre estos nuevos modos de producción de identidad, se encuentran las re-creaciones o construcciones de nuevas personalidades, la construcción de la identidad deseada que el mundo real no se puede obtener, “el role playing” y otros.

Sin embargo, el ciberespacio no es completamente anónimo. Miembros de la familia, colegas, vecinos y otro tipo de relaciones se comunican vía Internet. Este tipo de relaciones en línea se anclan en el mundo “off line” de diferentes maneras. Por ejemplo, cierto tipo de relaciones se anclan en una pertenencia institucional, un lugar de residencia, o en la amistad. El nivel de anclaje varía dependiendo de los grados en los que los usuarios pueden ser identificados y/o localizados fuera de línea, proporcionado información tal como su nombre real, su lugar de residencia o su pertenencia institucional. Si un entorno online puede verificar esa información personal y hacerla pública, entonces las relaciones interpersonales se encuentran ampliamente ancladas en ese entorno.

El estudio de la construcción de identidad en entornos no anónimos constituye cierta novedad, y en la actualidad está siendo estudiado. A diferencia de los entornos anónimos, donde el individuo posee amplia libertad para construir su identidad, en los no anónimos cuentan con una serie de restricciones a esa libertad. Esto no significa que no hay en este caso un proceso de construcción de identidad. En cambio, en un ambiente offline no anónimo, donde la desviación de las normas sociales puede ser castigada o ridiculizada, la “máscara” que la gente adopta puede devenir real (Goffman) o conocida, y el “verdadero yo” oculto. En oposición, en un ambiente offline anónimo, las máscaras que ocultan un “yo verdadero” suelen caer, y los verdaderos yo emergen, así como los tabúes o las identidades reprimidas.

Así es que los autores no consideran la posibilidad de construcción de una única identidad, sino de más de una, según el entorno que rodea a la persona. Basándose en la clasificación de Mark y Nurius (1986), los autores eligen trabajar con dos tipos de imágenes del yo: el “yo real” (now selves), son identidades establecidas por el sujeto que otros conocen, mientras que el “yo posible” (possible selves), son imágenes del yo desconocidas para otros. La hipótesis de los autores señala que en un ambiente no anónimo on line, emerge un tercer tipo de identidad, donde la persona tiende a expresar lo que se llama “lo esperado para los yo posibles” (hoped for possible selves).

Lo esperado para el yo posible sería un tipo de yo posible, que difiere del suprimido o escondido “verdadero yo”, o de un yo fantaseoso o ideal. La identidad esperada posible es una identidad socialmente deseable que un individuo prefiere establecer y piensa que puede ser establecida dadas determinadas condiciones. Por ejemplo, una persona puede pensar que tiene el potencial de desarrollarse como estrella de cine, pero que carece de oportunidades para demostrar sus talentos. La concreción del “yo posible esperado por el otro” podría bloquearse por la presencia de obstáculos, como apariencia poco atractiva, timidez, presiones de los otros, etc. Entonces los entornos virtuales nominados refuerzan la concreción de identidades que ellos esperan construir, pero que son incapaces de lograr en una interacción cara a cara.

La hipótesis específica de los autores es que en FB los usuarios presentan su “yo posible esperado por otro” más que su “yo” verdadero” o su “yo escondido”. En otros términos, los usuarios pueden enfatizar o exagerar la parte de cada uno que es esperable pero no realmente discernible en encuentros off line breves, como el carácter, la inteligencia y otras cualidades interiores. Al mismo tiempo, podrían desenfatizar aquéllas partes de sí mismos que serían socialmente indeseables, tales como timidez, sobrepeso, o dificultades de habla.

El análisis de los autores se centra en varias secciones de la cuenta de Facebook: perfil del usuario, información de contacto, redes sociales y auto-descripción. Los autores dicen haber encontrado que la gente usa diferentes estrategias para la construcción de la identidad en Facebook. Basados en la extensión de los recursos visuales y verbales incluidos en el perfil, distinguen un continuum de modos de auto- presentación que abarcan posicionamientos de identidad desde lo implícito hasta lo explícito.

1. En un extremo del continuum, los posicionamientos de identidad son visuales, e incluyen fotos y videos subidos por los usuarios, o fotos posteadas en sus cuentas por otros usuarios. En el ejemplo de los casos estudiados por los autores, las fotos de perfil van de 2 a 399, promediando 88 fotos por usuario. El yo visual proyectado incluye un largo número de fotografías con pares, que pueden ser pensadas como el “yo como actor social”, como si el usuario dijera “mirame y por mis amigos me conocerás”. “mostrando sin decir”, los usuarios de FB buscan construir un posicionamiento de identidad conducido a generar impresiones deseadas en sus espectadores, especialmente en términos de extensión y profundidad de sus lazos sociales.

2. El segundo conjunto de posicionamientos está construido por “el yo cultural”, o el yo de preferencias de consumo y gustos. En ese caso, los usuarios se comprometen en una lista de preferencias culturales que piensan que los definen. Por ejemplo, en la cuenta de Facebook hay una auto descripción donde los usuarios pueden exponer sus intereses personales y hobbies, incluyendo sus actividades favoritas, películas. Música. Libros, etc. Muchos usuarios proveen una larga y elaborada lista de preferencias que señalan gustos culturales precisos.

3. El tercer modo de posicionamiento de identidad incluye las descripciones explícitamente verbales del yo, en “Acerca mío”, donde los usuarios se comprometen en una descripción narrativa en la que directamente ellos mismos se presentan ante los usuarios mediante una descripción narrativa.

Según los autores, en un continuum de posicionamientos que van desde lo explícito a lo implícito, los usuarios de FB parecen preferir los implícitos, con casi una selección universal de fotos, seguida por una lista de preferencias culturales, y finalmente, una minimalista descripción en “Acerca mío”.

Por otro lado, existen grandes variaciones en los tipos de auto imágenes producidas en Facebook. Algunas son cuidadosamente construidas, mientras que otras son simples y vulgares. Sin embargo, sea cual sea el nivel de sofisticación, los usuarios tienen a proyectar imágenes altamente deseables: “sé popular entre tus amigos”.

También es interesante considerar qué aspectos de la identidad no se refuerzan en estas páginas. ¿Qué imagen no proyectan de sí mismos los usuarios estudiados? No solamente no se muestran pesimistas, aprensivos, no espontáneos o desorientados, sino que además hacen bastante poco por construir un posicionamiento académico.

Los autores concluyen que:

  • La identidad no es una característica individual, sino un producto social, resultado de un ambiente social determinado y llevado a cabo de modo diferente en contextos variable.
  • Dependiendo de las características del entorno en los que se encuentran, los individuos optarán por posicionar sus identidades de manera que se sitúen mejor en un ambiente social dado. “Verdaderos yo”, “Yo reales”, o “yo posibles esperados” son productos de diferentes situaciones, más que características de diferentes individuos.
  • Es incorrecto pensar que el mundo online y el off line son dos mundos separados, y que sea lo que sea lo que la gente hace online tiene pocas consecuencias sobre el mundo real. En la era de Internet, el mundo social incluye los dos entornos, y una habilidad importante a adquirir es cómo coordinar las conductas en ambos.
  • Los autores cierran el trabajo expresando que Facebook conduce a los usuarios a presentarse a sí mismos de modo que puedan sortear ciertos obstáculos físicos y crear los yo posibles esperables por los demás, que son incapaces de establecer en el mundo fuera de línea. Estos “yo digitales” son reales, en el sentido de que pueden tener consecuencias reales para la vida de los individuos que los construyen.
  • Para seguir pensando.

    Nuevas Hipótesis de Trabajo

    Hemos presentado aquí unas pocas opciones para pensar la construcción de la identidad en Facebook, que han de servir como punto de partida para elaborar preguntas y contestarlas.

    Formularemos algunas de ellas, con la expectativa de que sean contestadas en nuestro futuro trabajo:

    1. Teniendo en cuenta las características Web 2.0 de FB ¿pueden agregarse otros modos de posicionamiento de identidad a los formulados por Zhao? ¿Qué características tendrían? ¿Qué lugar ocuparían dentro del continuum construido en el artículo?

    2. Teniendo en cuenta que para Bruner cada cultura proporciona una lectura sobre cómo debe ser el yo socialmente aceptable, ¿Qué modelos del yo que responden a la sociedad post industrial se pueden leer en Facebook a partir, por ejemplo, de sus posibilidades arquitectura y prácticas tecnológicas y sus condiciones de privacidad y uso?

    3. Teniendo en cuenta el rol del Otro en las narrativas del yo ¿Qué prácticas tecnológicas llevadas a cabo por los contactos modelan las identidades de los usuarios?

    4. No solamente los amigos o los espectadores son el Otro en Facebook, sino que el mismo Facebook funciona como alteridad en la construcción de identidad. Teniendo en cuenta que para Bruner “intentamos contar aquello que los demás esperan de nosotros” ¿Qué espera Facebook, como alteridad, que contemos sobre nosotros?

    5. ¿Cómo aparecen en FB los aspectos interiores y exteriores del yo narrado?
    6. Tomando como punto de partida la hipótesis de Zhao ¿Sólo se producen en Facebook identidades socialmente aceptables? Reforzar o refutar.

    7. Modelos de identidad en juego: local y global. Taringa y Facebook.

    8. Siguiendo nuestra pregunta acerca de cómo explicar el éxito de Facebook, cómo se relacionan éxito y construcción de identidad?

    Referencias

    (1) Castells, M (2001) La era de la información: la sociedad red, Madrid, Alianza, 2001
    (2) Lyotard, J.F. La condición postmoderna, Buenos Aires, REI, 1991.
    (3) Turkle, S La vida en la pantalla. La construcción de la identidad en la era de Internet. Barcelona, Paidós (1997).
    (4) Boyd, D. Ellison N “Social Network Sites: Definition, History, and Scholarship.” Journal of Computer-Mediated Communication, 13 (1), article 11. (2007, October).
    (5) Lessig, L (2001) El código y otras leyes del ciberespacio, Madrid, Taurus.
    (6) De la Torre Molina, C Identidad, identidades y ciencias sociales contemporáneas: conceptos, debates y retos.
    (7) Op. cit.
    (8) Bruner, J La fábrica de historias: derecho, literatura, vida. Buenos Aires, FCE, 2003
    (9) Turkle, S El segundo Yo. Las computasoras y el espíritu humano. Buenos Aires, Galápagos, 1984.
    (10) Zhao S, Grasmuck S, Martin J “Identity construction on Facebook: Digital empowerment in anchored relationships” Computers in Human Behavior 24 (2008) 1816-1836.
    (11) Op.cit.
    (12) Markus, H., &Nurius, P. (1986). Possibleselves. AmericanPsychologist, 41(9), 954–969.

    NB Tengo que agradecer los aportes de los alumnos de la comisión de los martes: Ariel Gurevich, Matías Meschini, Nicolás Tettamanti, Elisa Monzón, Xoana Denis, María Sol Iglesias entre otros, quienes luego de sus intervenciones en la clase del último martes me habilitaron a pensar las preguntas que cierran el texto. Gracias de nuevo!!

    Categorías Ensayos, Identidad, Las comisiones trabajan y publican, Metáforas interpretativas

    6 comentarios

    1 InterLink Headline News 2.0 — Interlink Headline News Nº 5220 del Sábado 16 de Mayo de 2009 { 05.16.09 at 10:53 }

    [...] Aquí está el interesante trabajo de Gabriela Sued En: Editoriales — Mayo 16, 2009 [...]

    2 InterLink Headline News 2.0 — Interlink Headline News Nº 5222 del Lunes 18 de Mayo de 2009 { 05.19.09 at 15:57 }

    [...] Gabriela Sued Apuntes para pensar la construcción de la identidad en Facebook. Aproximaciones conceptuales, anal

    3 eleazar correa { 05.26.10 at 5:49 }

    El facebook, espejo virtual adornado y dispositivo del híper capitalismo ( ).
    Una lectura psicoanalítica.
    Presenta: Eleazar Correa González ( )

    A manera de epígrafe: “El facebook es un dispositivo de memoria, almacena datos, es organizador, en ese sentido es un dispositivo de poder, controla nuestra información, datos personales, red de amigos, contactos, actividades, fechas importantes, fotos,…. Nunca antes hubo algún dispositivo, test, biografía, cuestionario… etc. que pudiese acumular tanta y diversa información de nosotros, una confesión moderna!!. En ese sentido, el facebook es un panóptico”. ECG.

    Resumen:
    El texto argumenta –con conceptos psicoanalíticos- cómo y por qué el facebook es sobre todo un dispositivo discursivo que a través de sus estrategias ‘eficaces’, su novedosa utilidad y su hegemónica expansión, introduce e impone una subjetividad inédita en los sujetos así como una transformación del vínculo social.
    Palabras clave: Dispositivo discursivo, significantes, economía psíquica, angustia, subjetividad.

    Introducción

    Al inicio se discute el carácter discursivo del dispositivo tecnológico virtual facebook, posteriormente se intenta despejar el objeto de estudio que interesa al autor, insiste que el estudio no es una crítica a dicha página de redes sociales virtuales, sino se intenta argumentar como él deviene un dispositivo del híper capitalismo, qué nueva economía psíquica impone y cómo se reconfigura el vínculo social. En las conclusiones se remarca la condición humana de angustia que empuja a los sujetos a creer encontrar en el facebook una salida o placebo.

    A. El facebook y la nueva subjetividad y forma del vínculo social

    El facebook es parte del Internet, y este es un dispositivo tecnológico que al abrir espacio para la comunicación, información… introduce a los usuarios en una red social virtual, por eso es ante todo, un dispositivo social. El Internet y de manera particular el facebook, están atravesados por una serie de significantes, los cuales están disponibles a la vista de todo usuario. Los significantes del facebook son las palabras, imágenes, mensajes, efectos visuales, símbolos presentes en dicha página, así como todas las aplicaciones técnicas ahí incluidas –las que a su vez incluyen diversos significantes-. Todo esto conjunto de significantes abre la posibilidad al usuario del facebook de construir un perfil, una identidad virtual, de ampliar una red social virtual y también una nueva forma del vínculo social así como de la subjetividad individual.
    La tesis que en este trabajo se sostiene es: que el facebook con sus significantes y sus modos propios de operación o funcionamiento, interpelan e introducen a los sujetos ahí inscritos a una identidad más, identidad de carácter virtual. El facebook con sus significantes es una puerta omnipresente en toda la red Internet a una identidad, a una subjetividad del hombre moderno y a una nueva forma del vínculo social.
    Los significantes del facebook están organizados en torno a ciertos ejes o núcleos. Estos son la promoción de una identidad virtual, de una red social, de una divulgación de información privada, de la interpelación a los usuarios para que escriban acerca de su vida cotidiana, ya sea privada o social, de su pasado académico, laboral o familiar, de la difusión o la mostración de redes sociales, de una suerte de bombardeo de solicitudes para ‘comentar una foto o algo más de alguien’. Ser miembro del facebook, -o de cualquier otra red social virtual- es estar sujetado a la avalancha de información de lo que los demás escriben, acerca de lo que hacen, de la presencia de los otros miembros o amigos de los miembros que tienen en la red social.
    Los usuarios miembros de estas páginas deciden hasta cierto punto, que su propia información personal sea conocida por los demás miembros de la red, basta con modificar algunos parámetros de funcionalidad en el apartado llamado ‘Seguridad de la cuenta”. Pero no es fácil aceptar la idea de que aquella información incorporada al portal o perfil propio o personal o cuenta en el facebook está almacenada en algún lugar por los administradores o dueños de la página facebook, al parecer, pocos usuarios leen las condiciones de uso de la página, así como del uso de la información personal. Y es mucho más difícil reflexionar sobre un plano más abstracto, aquel en donde está involucrada la subjetividad del usuario y la condición del vínculo social.
    Por subjetividad del usuario me refiero a la economía psíquica del sujeto que es miembro del facebook. La subjetividad es el funcionamiento, la dinámica y economía psíquica que se pone en marcha en cualquier sujeto por el hecho de ser miembro ahí como de cualquier red social.
    No se trata del uso o riesgos de la información personal que un miembro suba a su perfil, ni tampoco de la calidad de dicha información, sea falsa o verdadera, privada o pública o permitida sólo para ser vista o leída por algunos de los otros miembros, los amigos o los amigos de los amigos. Puesto que no se trata de la información ni de su uso, se trata entonces de la subjetividad que se configura al estar frente a los significantes del facebook. Más que interesarme por investigar el tipo de información que suben los miembros del facebook a sus portales o cuentas, me intereso mucho más y de manera central por la lógica de los significantes presentes en el facebook. Ya había mencionado arriba que los significantes son la serie de elementos técnicos y tecnológicos dispuestos en dicha página, su articulación y los efectos en la subjetividad y en lo social que con su lógica introducen.
    El centro de interés de esta investigación es el modo y la importancia en que el facebook deviene no sólo parte de la vida cotidiana de un miembro de facebook, sino cómo el facebook introduce a los sujetos en una lógica psíquica particular y a una lógica también singular de vínculo social. Así mismo, como el facebook, con y desde su poderosa virtualidad reconfigura el vínculo social que tradicionalmente se ha considerado como no virtual, (ejemplo, el miembro de facebook que tiene más de 500 contactos o amigos virtuales, pero sale de su departamento en que vive y no se habla con los vecinos).
    Los significantes o serie de elementos técnicos y tecnológicos que están dispuestos en dicha página son por ejemplo, el espacio para subir fotos, perfil personal, profesional, intereses, la posibilidad del chat o Messenger, los álbumes de fotos, el recurso de poder conocer los contactos o amigos de mis amigos, de hacer sugerencias… igualmente los juegos, la posibilidad de enviar regalos virtuales o hacer comentarios, y junto a todos estos significantes, están también los mensajes publicitarios en dicha página y las imágenes de marcas comerciales que buscan promocionar sus productos o servicios.
    El lector debe retener la idea de que estos son denominados significantes por su posibilidad de generar significados en los usuarios miembros. Un significado que puede señalarse ya ahora es la identidad virtual que un sujeto puede construirse en tal espacio del facebook. Es claro que no se puede afirmar de ninguna manera que esta identidad es la que sostiene al sujeto en su existencia, sin embargo si se puede afirmar que el uso del facebook es una interpelación muy particular que se dirige al sujeto y lo interroga sobre su deseo, que lo puede atrapar e involucrar en sus redes virtuales.
    He insistido en usar la palabra Interpelación, concepto que viene de Althusser y que me permite plantear la hipótesis de que el facebook impone una interpelación, y ésta es más que un llamado, o puede ser entendida como un llamado, pero un llamado que se hace desde un lugar de poder, es decir, desde donde se ejerce un poder que se confunde con la incitación al consumo. En otros términos casi se podría decir que el poderoso facebook interpela, y cuando se le responde, no se hace otra cosa que contribuir a que su poder se aumente. El poderoso facebook deviene cada día más poderoso, millones de usuarios se suman cada día en todo el planeta. Sus significantes se han articulado creando un dispositivo social.
    El facebook deviene el dispositivo, el hosting, el hogar, home o el heim donde el sujeto adquiere su identidad, donde recrea una economía psíquica, donde poco a poco y día a día transforma su subjetividad. Afirmar que el facebook es una suerte de hogar de muchos sujetos desamparados psíquicamente, con miedo a la soledad o con necesidad de alimentar la vanidad o el narcisismo puede despertar reacciones inesperadas o agresivas o quizás una interior aceptación pero con dejo de indiferencia. Quizás haya que detenerse y reflexionar acerca de las pasiones del hombre, sobre sus fragilidades, en breve sobre la condición de todo ser humano, al igual que sobre la subjetividad del hombre moderno.

    B. La angustiosa fragilidad humana y el mágico funcional facebook.

    El psicoanálisis ha puesto el acento en la inevitable angustia y en el dolor psíquico de la existencia que acompaña la vida de todo ser humano, en la angustia y sus transformaciones, en la imposibilidad en la que se encuentra todo sujeto de hallar en algún saber, en algún objeto, en alguna persona, en algún ideal o en algún sentido, aquello que suprima a la angustia y al dolor. Freud y Lacan insistieron en mostrar en el carácter imaginario de las diversas formas de evadir a la angustia y los sentimientos de desamparo. Las nuevas formas modernas de evadir, reprimir o negar la angustia consisten en la configuración de una nueva economía psíquica. En esta nueva economía psíquica el sujeto pretende obtener el bienestar inmediato, las relaciones efímeras con los otros, la obtención de placer fácil, la inmediatez y desechabilidad del contacto, un ser humano adaptado a las exigencias de los nuevos modos de vida, pensamiento y producción híper capitalista. Con esta nueva forma de subjetividad lo que se pretende evadir es la angustia, la condición de existencia del deseo, de los límites, la condición de la alteridad.
    A la fragilidad humana, condición de todo sujeto, un conjunto de intereses económicos y con el recurso de cierta tecnología, responde a los sujetos con Gadgets, con objetos útiles y/o desechables, con dispositivos virtuales, con situaciones ficticias, con la posibilidad de encontrar amistades virtuales. La virtualidad del facebook ofrece respuestas diversas según la necesidad del sujeto. Pero no se deje de lado que estas respuestas son solo placebos.
    Aproximadamente 400 millones de personas tiene una cuenta en facebook (el país con más usuarios en marzo de 2009 eran los EUA con 55 mill.), más de la mitad de los seres humanos en 5 años se han incorporado al facebook. Algunas de las razones por las que lo han hecho pueden ser por: razones de acceso fácil para la comunicación, para encontrar algún trabajo, para reencontrar antiguos conocidos, para encontrar nuevas amistades, para promocionar un servicio o producto, por pura curiosidad y por claro interés lúdico y de distracción, etc. ¿a que debe este éxito expansivo el facebook?
    Si consideramos hasta ahora lo que hemos venido diciendo en los párrafos anteriores, se podría entonces afirmar que, además de las razones señaladas en el último párrafo, el facebook ofrece algo más, que no es sólo lo lúdico o el carácter de distracción y comunicación, sino la posibilidad de construir una identidad virtual. Cada sujeto usa de manera diferente el facebook, y también es diferente la importancia que tiene en sus actividades cotidianas y en su vida psíquica. Pero lo que no se puede negar es que para algunas personas, el facebook es una puerta que abre a un mundo virtual y del cual el sujeto se vuelve cada vez más dependiente. Debe agregarse también que el facebook es un dispositivo social-tecnológico que al agrupar o hacer redes sociales, introduce nuevas lógicas sociales e impone nuevas formas de funcionamiento psíquico a los sujetos.
    El facebook no es un solo un dispositivo tecnológico de almacenamiento de información y de telecomunicación o de intercambios a través de la virtualidad, no es sólo algo que está ahí dispuesto como un conjunto de elementos y funciones técnicas que el ser humano puede llegar a usar. Es mucho más que eso, se trata de un dispositivo discursivo, pues a través de tales elementos tecnológicos, funciones técnicas y de ingeniería, incluyendo todas sus aplicaciones, introduce significados, genera significaciones, induce sentidos e impone elementos significantes.
    El facebook es mucho más que un medio tecnológico que fomenta el contacto entre personas, es mucho más que un dispositivo que probablemente abre miles de ventajas laborales para aquellos que buscan trabajo, o un dispositivo que permite el desarrollo de capacidades mentales o habilidades técnicas. Más allá de esa valoración, el facebook es un espacio ya lleno de significado. Es un dispositivo discursivo porque más que elementos tecnológicos a través de los cuales circulan mensajes, significantes, sentidos, significaciones es un dispositivo que los genera. El facebook es como el espejo desde donde es posible construirse una identidad revestida por el imaginario propio, el de los otros y de los ideales que circulan detrás de la publicidad ahí presente en su página.
    Todos esos elementos son suficientes para que aquel que los use, encuentre siempre nuevos elementos (nueva información, comentarios, noticias…) que hagan siempre regresar al sujeto a dicha página y seguirse involucrando día con día en la avalancha del facebook. En efecto cada día que pasa el facebook presenta o diseña siempre algo nuevo para el usuario miembro, siempre ofreciéndole alguna alternativa, algo nuevo, algo aún por hacer por ejemplo, seguir acumulando puntos o dinero virtual, comentar fotos de otros, ver quien visito nuestro perfil, enviar regalo a alguien en su cumpleaños… etc.
    El sujeto que está ahí metido en todos esos artilugios, divertimentos, juegos, aplicaciones, está psíquicamente envuelto en la lógica de lo imaginario, es decir, en la preocupación yoica por el sentido. El otro y su alteridad se mantienen en una relación especular, el sujeto vive el facebook como su espejo virtual, lo recrea, lo configura al antojo de si y de los demás, (siempre el ideal del narcisismo, pues se suprime a aquel quien hace comentarios agresivos), ahí dicha red funciona para cada usuario como un filtro, que deja pasar solo cierta información, sólo ciertos contactos, tiene la facilidad técnica de aceptar, invitar, bloquear o eliminar de su red a quien lo desee. El facebook es una plataforma particular de socialización, pero de una socialización virtualizada, mediatizada por la tecnología, al antojo de un ideal socializador “light”, ‘cool’, bajo la tiranía del imperativo consumista y en donde se despliegue un sujeto sometido al capricho de un yo expansivo, aparentemente socializador en lo virtual y exigente de placer y goce.

    Conclusiones

    En este texto se ha intentado mostrar, que no se trata de satanizar, rápida y fácilmente al facebook, es cierto que tal página virtual parece resolver los modos de comunicación en la distancia, el contacto con personas o excompañeros, socializar de manera muy eficaz alguna breve información, etc. eso no se discute, ni tampoco que se use mucho o poco. Lo que se pone en cuestión es la implicación que tiene dicha página en lo social y en lo individual. En lo social, como ya se ha mencionado, es dispositivo discursivo que interpela y en lo individual, el facebook es espacio en que prolifera al por mayor el carácter imaginario de las identidades y la modificación de la economía psíquica, ahí el sujeto parece decidir el rumbo que tome su red social. Y cuando en dicha red existen sólo ‘amigos virtuales’ y no hay amistad o relación en lo realidad efectiva cotidiana o en la historia real, entonces dicha red parece sólo alimentar el imaginario del sujeto, imaginario que tiene como contenido una amistad virtual, disponible en todo momento con solo conectarse al Internet, escribir, chatear, comentar, enviar regalos, besos y abrazos virtuales, etc.
    La angustia del sujeto, el dolor de existir, los problemas cotidianos del sujeto, el sufrimiento o malestar de sus relaciones con los más cercanos a él, suelen encontrar en el facebook una puerta falsa pero seductora, “apapachadora” del yo, una red complaciente del sentido que otorgaría al sujeto una coartada para seguir viviendo un día más envuelto en la red de narcisismos.
    Ahora si el lector puede retener la idea de que aquí se ha reflexionado acerca del significado o implicaciones del uso de un recurso tecnológico en la vida cotidiana, implicaciones que terminan imponiendo una erótica social, una política de los vínculos sociales, y una nueva forma de encontrar placer y/o goce.
    Muchos sujetos usuarios y no usuarios pueden encontrar argumentos para oponerse al contenido de esta reflexión, argumentando que cada sujeto decide que hace o que no hace apelando al libre arbitrio, o sobre la utilidad y ventajas del facebook, sin embargo, más allá de esa discusión, no se debe olvidar que es necesario siempre mantener una reflexión profunda acerca de la condición de la sociedad, de sus síntomas, de que sus integrantes sufran la necesidad de agarrarse con uñas y dientes o con ojos y dedos en la pantalla y su teclado, como si fuera una ventana donde al menos se tiene un rastro de los otros, casi siempre quedándose en lo imaginario y pocas veces trascendiendo a relaciones de compromiso, donde la palabra se impone a la mirada.

    Para citar este texto: Correa González, Eleazar. (Mayo, 2010) “El facebook, espejo virtual adornado y dispositivo del híper capitalismo”.

    4 sandra { 05.27.10 at 13:07 }

    excelente informAacion

    5 BILL { 09.07.10 at 7:39 }


    CheapTabletsOnline.com. Canadian Health&Care.Special Internet Prices.Best quality drugs.No prescription online pharmacy. Low price pills. Buy drugs online

    Buy:Advair.Wellbutrin SR.Lipothin.Lasix.Nymphomax.Seroquel.Acomplia.Ventolin.Aricept.Amoxicillin.Female Pink Viagra.Female Cialis.Zocor.SleepWell.Lipitor.Cozaar.Prozac.Benicar.Buspar.Zetia….

    6 wi { 09.15.10 at 1:31 }

    plymouth http://rbt.sn9.michaelsavage.co : wi…

    plymouth…